¿Vale la pena ir al Parque Zoológico Nacional?

En el área de las serpientes...

En el área de las serpientes...

Este domingo decidí llevar a Jimena al zoológico, la había llevado cuando tenía 1 año y pico pero no sentía que ella había disfrutado ni aprovechado la experiencia, apenas empezaba a hablar y no distinguía todos los animales, sin embargo en esta ocasión se sabía el nombre de la mayoría y gritaba sus nombres cuando los veía, pudo hacer el recorrido caminando a diferencia de andar en coche todo el tiempo e iba explorando todo así que aprendió mucho más.

No es secreto que nuestro Parque Zoológico nacional perdió mucho prestigio con el pasar de los años, sus momentos de gloria son ahora para muchos un recuerdo distante, la nana de Jimena nos contaba que la última vez que fue tenía 10 años y un señor en el tren del parque nos contó que su ultima vez en el Zoológico nacional había sido hace 40 años.

Jimena y su abuelita descansando unos minutos...  

Jimena y su abuelita descansando unos minutos...  

Debo contarles que el Parque ha cambiado mucho, en la actualidad incluso está atravesando un número de remodelaciones y mejoras pero en comparación con otros años está muy bien, hay mucha variedad de animales y espacios que invitan a la diversión sana en familia, tiene área de juegos grande, una granja con animales que los niños pueden tocar e incluso montarse como los Pony.

Aprovechando que el clima está fresco fuimos y la pasamos muy bien.

Ahora bien, también hubo cosas que no nos gustaron y aquí las enumero:

Entrada al parque... 

Entrada al parque... 

  1. La boletería cierra a las 4pm y el Parque a las 5pm, si llegas después de las 3pm es muy poco el tiempo que tienes para recorrer, ellos entran los animales de mayor atracción como los leones y tigres a la parte de atrás para hacer que la gente no se quede en el Parque, cierran las vías de peatones dejando solo libres las vías hacia la salida y siendo muy insistentes en que te vayas.
  2. Los trenes hacen un último llamado para llevarte a la puerta si no quieres regresar caminando lo cual recomiendo porque el regreso es en bajada y hermoso así que no te cansas, pero estos trenes solo pueden ir llenos en el vagón delantero y cuando un grupo de personas llenó el de atrás sin saber esta información un señor MUY grosero y armado comenzó a hablarle mal a la gente, MUY mal y eso es INACEPTABLE.
  3. El Parque cuenta con dos cafeterias, una al principio y otra arriba al final del recorrido, en ninguna de las dos hay organización de filas sino un grupo de personas recostadas al quiosco gritando y el que grite más a ese lo atienden.
  4. La boletería de la granja infantil cierra también a las 4pm, si te distraes en el recorrido no llegarás a tiempo y no podrán subirte a los ponys como nos pasó hoy.
  5. Lamentablemente en algunas partes del Parque se siente un muy mal olor por las cañadas que pasan por la propiedad.

IMG_0261.JPG

A pesar de estas 5 cosas mencionadas para nosotros la ida al zoológico vale mucho la pena, se pueden hacer picnics y pasar lindo rato en familia, por igual es un lugar maravilloso para enseñar muchas cosas a tus hijos sobre los animales, su hábitat y también la flora nacional.

Jimena bailando en el regreso a pie... 

Jimena bailando en el regreso a pie... 

Anímense a llevar sus hijos al zoológico, mientras más apoyemos el Parque más recursos se generarán para seguirlo arreglando.

 

 

Espero esta reseña les sirva de mucho!.