"Las niñas no juegan con carritos"...

78922F90-E417-448E-9B66-719BF84BAF7B.JPG

Recuerdo que cuando me enteré que estaba embarazada de inmediato quise que fuera varón, si, yo quería un varón, lo he dicho en muchas ocasiones, incluso juré que Jimena era varón hasta que 3 doctores, no 1, 3 doctores me confirmaron su sexo, a todos les decía que mi instinto de mamá me decía que era varón claro sin entender que mi deseo era lo que sentía no mi instinto, porque desde muy pequeña siempre que me imaginaba teniendo mi primer hijo era NIÑA, así que si me hubiese prestado atención capaz que hubiese sabido desde el principio que sería mi Jimena.

 

Todos los "trucos" y "pruebas" que me hicieron también dieron "varón" así que estaba segura que la cadenita, la cuchara, el horóscopo chino y todos esos "métodos" no convencionales tenían razón y vendría mi primogénito.

 

Pero como todo en la vida ZASS! Dio un giro la historia y en mi vientre crecía una niña que vendría a cambiar mi vida para siempre y la cual hoy por hoy no cambio por 20 varoncitos.

 

Entonces asumí esta posición:

"No quiero cosas rosadas, quiero todo neutral, amarillo, azules, quizás un poco de rosa pálido pero nada de esos hot pinks ni cursilería de hembra, nada de muñecas, cocinitas, maquillaje ni carteras, solo quiero regalos unisex como carros, camiones, ella jugará con lo que quiera".

 

Todos me decían "No seas ridícula Lari, los colores y los juguetes  no definen a los niños" pero yo estaba segura que no quería que mi hija creciera atada a estereotipos de "hembrita" que luego se le vendrían en contra cuando ella quisiera hacer las cosas que amaba como usar la ropa que quiera, jugar al deporte que le gustara e incluso estudiara algo que la apasionara en la universidad.

 

No quería que Jimena jamás tuviera que escuchar algo como:

"Eso no es de hembras"

"Eso es un trabajo para hombres"

"Es un juguete de varón"

"La mujer debe ser delicada".

 

Así que me embarqué en la búsqueda de cosas que no la convirtieran en una "girly girl" y que trabajo tan difícil fue.

 

"TODO ES ROSADO!" Eso le decía a mis amigas cuando salíamos a comprar cosas de bebé y ellas se reían de mi frustración.

 

Increíblemente estaba haciendo yo precisamente lo que me daba pánico que le hicieran, la estaba encasillando, negando su género la estaba esclavizando también a una lucha para la que no estaba lista, estaba tomando por ella una decisión que solo ELLA tenía derecho a tomar en su debido momento, la decisión de SER quien ella fuera FELIZ siendo.

 

A mi siempre me pusieron vestidos y mis tías y abuelos regalaban muñecas y luego los cambié por ropa deportiva apta para mis aventuras, juegos con los chicos de mi sector y mi madre y padre me dieron la libertad para elegir si quería ser delicada, traviesa, fuerte, valiente, tímida o lo que fuera, jamás les escuche decir "Eso no es de niñas Larimar".

 

Me di cuenta que nosotros los padres somos muy culpables de esos estereotipos que persiguen nuestros hijos aún cuando la intención sea cuidarlos de ellos, entendí que nuestro deber es llenarlos de amor y libertad para ser quienes quieran ser siempre y cuando no hieran a nadie, que los hijos no son mascotas a los que se les entrena para hacer todo lo que NOSOTROS deseamos como un show privado al que siempre tenemos acceso, que a los hijos se les ama aún cuando son todo lo opuesto a lo que creemos que sería "mejor".

 

Al final, mi Jimena usa muchísimo rosado, aunque su color favorito es el azul que por cierto no es "neutral" dirían y otros dirían es de "varón" pero a quien le importa? Quien empezó eso de los colores? Ni siquiera sabemos.

 

Cada día más Jimena desarrolla su personalidad, va poco a poco dejando ver La Niña y la mujer que será, sus gustos y pasiones se definen, se va formando con libertad y todo mi amor, ya no recuerdo cómo quería que fuera solo sé que ahora es perfecta para mí, porque si ella es feliz yo soy feliz y nada más importa.

 

Cada género tiene sus cosas hermosas, que si fusionáramos con el sexo opuesto tendríamos súper humanos, así que hagamos un esfuerzo por tomar lo bueno de los dos, no tengamos miedo en dejar que las diferencias se noten, al final ser diferentes es una de las cosas que más increíbles nos hacen, nos complementamos y ESO es lo que importa.

 

IMG_0177.JPG

En un mundo donde tantas cosas malas se han convertido en protagonistas nuestro deber es ser canal de AMOR constante y abundante, el amor será lo único que los salvará de el mundo que están heredando.

 

Se despide orgullosamente la madre de una niña que usa mucho rosado y juega con carritos.