Depresión Post-Parto y el "Baby Blues"...

image.jpg

Primero que todo, la depresión en todas sus formas es una enfermedad GRAVE, como estudiante de Psicología aprendí muy temprano en mis estudios que hemos abusado del término “estoy deprimido/a”.

Nos encanta llamar a una amiga y decirle “amiga estoy depresiva, me vendieron los zapatos que había visto en especial”, referirse a la depresión de ésta manera es incorrecto por no decir irresponsable ya que las personas que padecen de depresión son personas que se la pasan luchando con síntomas horribles y muy dolorosos  la mayor parte de sus vidas (si, la depresión produce dolores agonizantes por si no lo sabían), así que éste post es sobre síntomas reales y condiciones muy difíciles llamadas:  Depresión Post-parto y Baby-blues.

Mi historia…

Aunque lo que les voy a contar en algún momento les causará risa no fue nada cómico para mi, claro ahora lo recuerdo y no puedo evitar reírme de algunas partes ya que me parece estar recordando a alguien más y no a mi, pero eso es lo que me pasó, estaba fuera de mi, no era yo.

Cuando di a luz a Jimena lo hice en los Estados Unidos y allá en todos los hospitales, públicos o privados tienen políticas muy claras sobre la información que se les debe dar a las nuevas madres antes de salir del hospital, para ellos es imperante que cada madre este en conocimiento de unos temas muy específicos antes de dejar el hospital, como la Depresión Post-parto y el Baby-blues.

Les confieso que durante mi embarazo leí bastante sobre la depresión por las que algunas mujeres pasan después de parir y no lo entendía, tenia tantas ganas de tener mi bebé en brazos que jamás se me ocurrió que estar triste al tenerla era una opción,  así que no preste mucha atención al tema ni consideré la posibilidad de que me pasara a mi.

Cuando estaba en el hospital y estaba acercándose el día de irme a casa las enfermeras me dieron un montón de panfletos e información que debía revisar, también me pusieron a ver unos vídeos sobre cómo lactar y cuidar a mi bebe los primeros días, pero me llamó mucho la atención que cada vez que podían las enfermeras me preguntaban si yo sabia lo que era el “Baby-blues”?, una de ellas me explico que es una versión leve de la depresión post-parto, yo les decía:

-“Se lo que es pero a mi NO me va a dar eso, estoy demasiado feliz de haber tenido mi bebita así que no se preocupen”.

A lo que ellas respondían:

- “Cariño nos pasa a todas”.

Y yo pensaba dentro de mi:

-“Será a ustedes las gringas que les da de todo” hasta lo latina me salía para defenderme de esta posibilidad.

Todo iba muy bien hasta que un día mi familia que me fue a visitar los primeros días de haber dado a luz, decidió pasar por un sitio de comida rápida que se llama “Chipotle” (mi comida chatarra favorita) para así no tener que cocinar en casa, a mi me pidieron mi orden y la anotaron, salieron a comprar las ordenes de todos y yo para cerciorarme que no me pusieran algo que picaba porque estaba lactando recuerdo que les escribí por texto a los que fueron otra vez mi orden, cuando llegaron el papi de Jimena sube y lo primero que me dice es :

-“Discúlpame, el tipo le echó lo que no querías sin darme cuenta” .

Mi respuesta fue:

-“Yo NO me voy a comer eso bótalo”.

Luego bajó a contarle a mi mamá mi negativa, mi madre subió y me encontró con Jimena en brazos llorando desconsolada y me dijo “pero Lari, no puedes ponerte así por una equivocación en tu orden de Chipotle eso es que tienes BABY-BLUES”, recuerdo que me sentí sumamente ofendida con su comentario a lo que respondí “No mami, es que estoy cansada de que nadie se ocupe de MIS necesidades, nadie me escucha, nadie piensa en mi” (a eso sumen un todo dramático de novela).

Definitivamente mi reacción no había sido normal, todos en la casa se sentían raros y a la vez sentían pena por mi, salieron de nuevo a comprar mi orden sin ese ingrediente con esperanza de que yo dejara de llorar como que me habían matado a mi perrito, yo por mi parte me sentía DESOLADA, sentía que nadie me entendía aun cuando todos estaban ahí para ayudarme y me llenaban de amor.

Luego de ese episodio cuando llegó el día de que mi familia partiera a Santo Domingo me dispuse a despedirlos en la marquesina de la casa y cuando fui a darle el beso de despedida a mi madre me dijo “Me voy tranquila Lari, eres una súper mamá y Jimena no puede estar en mejores manos”, sus palabras penetraron mi corazón pero no quise llorar para que no se fuera triste, quise demostrarle que era fuerte pero esa noche alrededor de las 3am Jimena despertó a comer y en ésta ocasión lloraba muy fuerte, traté de amamantarla y no quiso tomar el seno, trate de darle formula y tampoco quiso, pensé que estaba teniendo su primer cólico, estaba inconsolable y entonces estallé en llanto, no podía contenerme, era un llanto desesperado y le decía a Jimena “por favor ayúdame a ayudarte” y le pedía a Dios “Dios muéstrame que es lo que le pasa”, seguíamos llorando las dos y yo empece a llorar más fuerte entonces Jimena se calló, cuando ya no escuché su llanto miré hacia abajo pues la tenía en brazos y tenía la cara llena de lagrimas, pero los bebés de días de nacidos NO lloran con lagrimas así que de inmediato entendí que mis lagrimas habían caído sobre su pequeño rostro, que impresión tan grande fue ver a mi bebe así, recuerdo que pensé “Larimar NO! no puedes permitirte quebrarte así, tu hija te necesita”.

Yo NO pasé por la depresión post-parto pero puedo asegurarles que el BABY-BLUES fue una experiencia horrible para mi, aunque corta y pasajera fue muy difícil así que jamás piensen que no es real o que no les pasará a ustedes, con esto no quiero asustarlas solo quiero que estén mas preparadas que yo.

Me despido diciéndoles, que tendrán momentos de tristeza, pero esto NO las hace malas madres o significa que no están felices de haber tenido sus bebés, es solo el cuerpo reaccionando a la locura del cambio hormonal, todo pasa y si sienten que los síntomas perduran no duden en hablarlo con alguien, nadie pensara que están locas, el amor lo sana todo.

Les quiere,
Lari.



Esto dice Wikipedia de la Depresión post-parto:

La depresión post-parto (también conocida como depresión post natal, DPP) es una forma de depresión que puede afectar a las mujeres y, menos frecuentemente, a los hombres después del nacimiento de un hijo. En general, se manifiesta por sentimientos de tristeza y tendencia al llanto, aunque también puede mostrar síntomas de la depresión.

Existen dos tipos de depresión, la baby-blues que es mucho más leve que la depresión post parto, ambas están ampliamente consideradas como tratables. 

Y el site BebesyMas.com nos dice que el Baby Blues es:

Baby Blues o leve depresión post-parto es un conjunto de síntomas que aparecen entre los tres y cinco días posteriores al parto, puede durar unas horas o desaparecer entre diez y quince días después. El Baby Blues es considerado un síntoma normal de la madre primeriza y entre sus síntomas están los períodos de irritabilidad, fatiga, accesos de llanto sin razón, pérdida del apetito, dificultades para conciliar el sueño y aumento de la susceptibilidad. 

Mis búsquedas favoritas:

http://www.bebesymas.com/postparto/baby-blues-o-leve-depresion-postparto
http://espanol.babycenter.com/a900409/depresi%C3%B3n-posparto
http://www.womenshealth.gov/espanol/publicaciones/nuestras-publicaciones/hojas-datos/depresion-embarazo.html