La gente “demasiado buena”...

IMG_9485.PNG

Empezaré este artículo por decir que me considero una persona muy “lógica” aunque a veces la lógica me abandone y me rija solamente por mi corazón, esto sucede cuando mi naturaleza bondadosa y maternal se apodera de mi razón y elijo (al menos trato siempre) de ser buena con los demás a pesar de si lo merecen o no.

En estos últimos meses me he visto obligada a pensar mucho en si estoy siendo demasiado buena con algunas personas, es algo en lo que siempre pienso, si existe eso de “ser muy bueno”, yo en lo personal he sufrido en muchos momentos de mi vida quizás por mi exceso de bondad.

Entonces divido este sentimiento en varias etapas en mi vida:

  1. Primero sentí y estaba segura que ser muy buena siempre sería la mejor opción, es lo que las personas “buenas” hacen, lo que me enseñaron en casa y punto.
  2. Después me sentí muy triste porque no se valoraba mi bondad y peor aún se me trataba mal y sin consideración.
  3. Asumí una actitud de que no me importaría ser buena o mala, que igual la gente no merecía mi bondad, esto no duró mucho pues ignorar las necesidades de los demás NO es parte de mi naturaleza.
  4. Volví a retomar la idea de que ser buena era mi deber y que tenía que hacerlo a pesar de lo que pasara o me hicieran ya que esa actitud sería un reflejo del amor De Dios en mi, el también soporto todo y quien era yo para no hacerlo?.

Entonces ahora estoy en mi momento número CINCO #5 y definitivamente el mas lógico y JUSTO conmigo.

Les cuento,

Recientemente una de esas personas por las cuales me “desdoblo”, una de esas personas con las que siempre he sido “demasiado” buena, hasta el punto de rayar en lo ilógico volvió a fallarme, le falló a mi amistad, a mi cariño y a mis esfuerzos de hacer su vida una mejor, esa persona no solo hizo esto sino que con sus acciones dejó ver que no le importaban mis sentimientos y que mi ayuda y apoyo no tenían valor alguno para esa persona.

Entonces muy triste y la verdad confundida ya que cuando uno no es malo le cuesta mucho entender la falta de bondad en los demás comencé a hacerme preguntas:

“Por qué sigues siendo buena con esta persona?”

-Porque le quiero.

“Por que crees que esta persona es así?”

-Quizás no le enseñaron a ser de otra manera.

“Crees que esta persona sabe lo que está bien y lo que está mal?”

-Definitivamente SI.

Y ahora la pregunta que me voló la tapa del cerebro LITERALMENTE:

“TU BONDAD ESTÁ CUMPLIENDO UN PROPÓSITO EN SU VIDA Y EN LA TUYA?”.

A veces somos buenos con personas con un propósito claro, así sea ayudarlos a ser mejores o quizás un momento de crisis que hay que superar, en fin muchas razones PERO que pasa cuando tu bondad NO está cumpliendo ningún cometido? Cuando ser bueno con esta persona es como lanzar tu bondad al mar para que se la lleven las olas, cuando NO surge ningún efecto en esa persona?.

PEOR AÚN y es lo que me sucedía, que pasa cuando tu bondad exagerada y tú apoyo a esa persona en vez de cambiarlo para BIEN lo está haciendo para MAL?.

Lo han pensado? Que ser demasiado bueno con alguien puede estar contribuyendo a que esa persona sea PEOR?.

Pues a mi me estaba pasando, mi derroche de bondad solo validaba y apoyaba los defectos de esta persona.

Le enseñé que mi cariño y apoyo no era algo que se había ganado sino que algo incondicional que yo le regalaba porque si.

Busque excusas para todo lo que hacía que me hería, perdoné y dejé de lado mil veces.

Finalmente entendí que mi amor, mi apoyo y mi bondad solo lograron dos cosas:

 

  1. Hacerle peor persona entregándole algo por lo cual jamás había luchado y validando su idea de que no hay que ser bueno para que sean bueno contigo.
  2. Romper mi corazón una y otra vez.

 

Entonces mi conclusión a nuestra pregunta sobre la mesa hoy es la siguiente:

Ser BUENO siempre debe ser la primera opción, no debemos dejar que nada ni nadie nos haga malas personas PERO nuestra preciada bondad es un regalo y DEBE cumplir un cometido en los demás y en nosotros.

No transformemos el amor y la nobleza en cajones sin fondo donde escondemos las heridas que nos causan los demás.

Esa bondad que inviertes en el que no le importa podrías estar usándola en alguien mas que si lo necesite y merezca.

Trátate a TI siempre como un regalo preciado y perfecto por el que hay que luchar.

Mi amor y compasión son transformadores de lo malo a lo bueno NO armas para validar la maldad ni la desconsideración.

El amor cambia, purifica y eleva, si no está haciendo estas cosas entonces no es amor, es enfermedad, es necesidad de validación y búsqueda de amor en otros que NO sentimos por nosotros mismos.

Creo que tenemos mucho que pensar...

 

Y tú que harás?